Acudir al dentista con regularidad es muy importante para mantener una buena salud bucodental. El odontólogo ayuda a prevenir y detectar a tiempo las diferentes enfermedades bucodentales.

El mínimo recomendado es acudir una vez cada seis meses. Aunque en caso de someterse a algún tratamiento, es aconsejable realizar más visitas. En el caso de pacientes con ortodoncia o implantes dentales conviene mantener un seguimiento regular.

Si presentas las 10 señales siguientes se recomienda acudir al dentista antes de notar estas complicaciones:

  • Dolor. Si sientes un dolor agudo e incluso una inflamación en la cavidad oral, conviene acudir al odontólogo de confianza de inmediato.
  • Cambio en las encías. Las encías sanas tienen un aspecto rosado. Unas encías enrojecidas e hinchadas pueden ser síntoma del desarrollo de una enfermedad periodontal.
  • Complejos al sonreír. Es importante poder sonreír de forma natural y sin complejos. Si escondes tu sonrisa, es señal de que algo no va bien.
  • Tratamientos. Los pacientes que se han sometido a algún tratamiento dental también deben acudir más regularmente a la consulta. Es importante comprobar que la boca se mantiene en buen estado tras un tratamiento.
  • Problemas médicos. Varios estudios han demostrado la relación entre la salud bucal y la salud general.
  • Cambios hormonales. Los procesos hormonales afectan la salud bucodental, especialmente en el caso de las mujeres. Por ello, se recomienda que las pacientes embarazadas acudan al dentista regularmente.
  • Cambios en los dientes. Si notas que tus dientes cambian de aspecto, puede ser señal de desarrollo de alguna patología bucal. Conviene acudir al odontólogo para someterse a tratamientos como la limpieza dental profesional.
  • Cambios alimenticios. Tener una sensación de sed constante o tener dificultad para masticar algunos alimentos pueden indicar problemas bucodentales.
  • Hábitos perjudiciales. Si eres fumador habitual es imprescindible acudir al odontólogo con regularidad. El tabaco es muy perjudicial para los dientes y las encías.
  • Manchas y llagas. Las irritaciones bucales o las manchas que no desaparecen pueden ser síntomas de patologías orales graves. Por ello recomendamos acudir al odontólogo para que pueda explorar la cavidad oral y detectarlas a tiempo.

Contacta con nuestros especialistas!