La caries es una de las patologías bucodentales más frecuentes que afecta a personas de todas las edades, y es muy importante saber cómo afrontarla. Por eso, queremos proporcionarte información de utilidad sobre este tema.

Cambia tu cepillo de dientes con regularidad

Es recomendable hacerlo cada tres meses. No es recomendable esperar mucho más ya que el deterioro de la fibra hace que el cepillo pierda efectividad. Dicho esto, tu cepillo es una herramienta personal, por lo que, dependiendo de su frecuencia de uso, presión y calidad, puede que aguante solo dos meses o, por otro lado, tenga una vida útil de hasta cuatro o cinco meses.

Aplica la regla 2 -2

Esta es una de las reglas más sencillas que podemos aplicar para que la limpieza sea efectiva y podamos evitar la caries. Simplemente debemos limpiarnos los dientes al menos 2 veces al día durante 2 minutos. No obstante, es cierto que limpiándote los dientes 3 veces al día puedes obtener mejores resultados que si lo haces solo 2 veces. Cepillándote los dientes 2 veces al día obtendrás unos resultados más que decentes para mantener una buena salud bucodental.

Utiliza frecuentemente el flúor

Esta sustancia mineral se encuentra tanto en la tierra como el mar. Esta sustancia es menos susceptible a descalcificarse, por lo que evitaras que la caries aparezca o se extienda. Comprueba que tu dentífrico tiene esta sustancia o acompaña su uso con un enjuague bucal apropiado.

No abuses del azúcar

Si tu madre te ha dicho alguna vez “no tomes más azúcar que te saldrán caries”, no se equivocaba. Esto tiene una explicación muy sencilla. En la boca tenemos una gran cantidad de bacterias que alimentamos con el azúcar. Esto genera una reacción química productora de ácido que corroe el esmalte.

Sabemos que no tomar azúcar en nuestra dieta es muy complicado, por lo que te recomendamos que te cepilles los dientes después de tomar azúcar para dejar la boca limpia de los restos de esta sustancia.

Visita regularmente a tu dentista

Todos los consejos que te hemos proporcionado te ayudarán a mantener una óptima salud bucodental externa. Con todo eso, cada caso es un mundo y hay que analizar cada paciente por separado. Te recomendamos acudir cada 6 meses a tu dentista de confianza para que revise tu caso y prevenir problemas futuros.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del número de teléfono y el correo electrónico, atenderemos tu caso en detalle para ofrecerte una solución a tu medida.